04 TELEVISIÓN, MEDIOS CONTROLADOS Y CONTROLADORES (III). Hilos en la LIBERTAD DE EXPRESIÓN (I) - Convivencia y Mediaciones con las Nuevas Tecnologías


Foto, Manos de titiritero © TINA MODOTTI


Hilos en la libertad de expresión (I)


“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión”

Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos


Vivimos en una época de sobreinformación mediática, podemos decir con rotundidad que ahora mismo nos llega cualquier noticia, por activa o por pasiva, a través de numerosos canales de comunicación. En apenas unas décadas, la sociedad ha pasado de una infancia sin televisor, a hogares en los que es habitual compartir varios de estos aparatos. Además, han proliferado canales y soportes tecnológicos —como son los teléfonos móviles, internet...— desde los cuales podemos acceder libremente a una información universal, y plural. Ahora, podemos elegir entre varios medios de distinta ideología política y comparar, incluso accedemos con facilidad a través de la red a publicaciones en el extranjero, aún así debemos tener en cuenta que detrás se erigen grandes grupos empresariales que de alguna manera manipulan la información. De hecho una misma noticia, puede reflejarse y tratarse de un modo diferente en un medio u otro, según varios intereses.

Varios factores determinan este acelerado incremento, tanto en radio, tv, prensa escrita, revistas… entre los cuales podríamos destacar: La gran influencia que estos ejercen sobre los ciudadanos; llegando a un gran número de personas en poco tiempo; bien es sabido por todos, el poder de comunicación que puede llegar a tener un canal de televisión, “invitado” excepcional en los salones de millones de hogares, a la vez… El poder sobre la opinión pública de quienes controlan los medios. Ambos motivos, de suficiente peso como para poner en marcha una imparable carrera en constante competición, ofertas de entretenimiento, telediarios, prime time, publicidad... Todo ello con el propósito de meterse en el bolsillo tanto a la opinión pública, como al consumidor —que al no sentirse amenazado, ni presionado desde su cómodo sofá— baja la guardia, y tiende a dar mayor credibilidad de lo que oye, ve y lee.

El control total y absoluto de los medios de comunicación, es una realidad constante en cualquier régimen dictatorial. Obviamente, es una de las mejores herramientas para mantener las ideas contenidas en un contingente que conviene, adoctrinando a los ciudadanos. No muy lejos en el tiempo, nos queda en nuestro propio país el recuerdo del NO-DO (noticiaros-documentales) se creó por acuerdo de la Vicesecretaría de Educación Popular, el día 29 de septiembre 1942, como un servicio de difusión de noticiarios y reportajes, filmados en España y en el extranjero, "con el fin de mantener, con impulso propio y directriz adecuada, la información cinematográfica nacional". Se atribuyó al No-Do la exclusiva de la producción de noticiarios, y se decretó la obligatoriedad de su exhibición en todos los cines del territorio nacional, posesiones y colonias. Su primera proyección tuvo lugar el día 4 de enero de 1943 y así se mantuvo durante treinta y dos años hasta que, en 1975, dejó de ser obligatoria su exhibición. Más información en: http://www.mcu.es/cine/MC/FE/FondosFilm/ColeccEsp/ArchivoNodo.html

PROPUESTA DIDÁCTICA

Visionado y análisis de varios capítulos del NO-DO. Generar debate en torno a:

- Lenguaje empleado

- Imágenes

- Contenido
- Propósito e intencionalidad

© Eva Pallarés 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario