03 TELEVISIÓN Y TDT A LA CARTA (I). Convivencia y Mediaciones con las Nuevas Tecnologías


La Televisión Digital Terrestre (TDT) es una nueva tecnología que desde el 3 de abril de 2010 es recibida en todas las zonas de España de forma exclusiva, sustituyendo definitivamente a la televisión analógica. Supera a ésta proporcionando una mayor calidad de imagen y de sonido que logra mediante su capacidad de liberación de interferencias, además de ofrecer una larga lista de canales que consigue utilizando un consumo menor de espectro electromagnético ya que cada canal requiere menos espacio en digital (en el mismo espacio donde solo entraba una señal de televisión analógica ahora entraran cuatro señales de televisión digitales). Permite además la posibilidad de acceder a guías de programación y a contenidos interactivos, activar subtítulos o elegir el idioma de los programas de televisión.

Los parámetros socioeconómicos por la que los gobiernos justifican el abandono de la televisión analógica y el paso a la digital son el enriquecimiento de la pluralidad y el fomento de la diversidad. Para recibirla en los hogares tan sólo es necesario adaptar la antena a los requerimientos de la TDT y poseer un receptor mediante el cual recibir la señal para poder disfrutar de sus servicios. Superando los servicios de la TDT, llega a España a partir del 1 de septiembre la TDT de pago, un servicio que llevan disfrutando desde hace bastante tiempo países como Gran Bretaña, Italia o Francia. Esta fórmula de pago por visión tiene como precio de salida unos 60 euros ya que es necesario un nuevo sintonizador que disponga de una ranura específica o un decodificador y adquirir una tarjeta de abonado.

A mediados de 2009 más del 95% de la población española se encuentra en zonas con cobertura TDT. El informe general de medios afirma que con más de 1,5 millones de personas digitalizadas ya tras la ejecución de los primeros apagados, España consiguió de forma satisfactoria alcanzar el primer paso del proceso de transición a la televisión digital terrestre con total normalidad. Según esta fuente de información, la penetración de la TDT en los hogares españoles llegó en el mes de julio a ser de un 62,7%, lo que equivale a unos 10,4 millones de residencias familiares. El detalle de los datos por comunidades autónomas, el estudio presentaba a Cataluña como la región más avanzada en la implantación de la TDT, mientras la segunda posición le pertenecía a Canarias.

Pero esto no es ninguna novedad para lugares como Estados Unidos, donde desde 1997 disponían ya del servicio TIVO, un grabador de video digital algo similar a la TDT; permite ver la televisión como y cuando se quiera, ya que dispone de un grabador de video con una capacidad entre 80 y 300 horas, que almacena los programas favoritos del usuario de forma automática con excepción de capítulos repetidos y de publicidad en sus inicios, pero en la actualidad se están buscando nuevos mecanismos para integrarla. Dispone también de un servicio para móviles y otro online. Donde más está siendo utilizado en Estados Unidos y Canadá, pero poco a poco se va extendiendo de forma internacional.

La escasez de tiempo libre y del poco tiempo de ocio que solemos disponer hace más complicada la tarea de los operadores de televisión, existe la limitación de tiempo por un lado y por otro el concepto de búsqueda, lo que les obliga a propiciar herramientas de búsqueda de los contenidos que interesan a las audiencias. En gran parte el poder para satisfacer al usuario va a ser conseguir programar y controlar los motores de búsqueda que utilice la audiencia para encontrar los contenidos que se busca de manera inminente.

© Marina Badía 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario